After Dark, Haruki Murakami

1476631_10152075608070119_1639277309_n

Fotografía: Manuel Granja

After Dark – Haruki Murakami

Nunca antes había sentido tanto miedo de un libro, con After Dark sentí terror. El insomnio nos pasa a todos. Ahora imaginen lo extraño que sería ir a la cama, cerrar los ojos y no despertar más. Sin morir. Murakami nos enfrenta con el miedo a desaparecer entre lo real y lo onírico, un limbo.

Eri necesitaba dormir, y ya no puede despertar. En el otro lado de la ciudad, su hermana Mari está sentada en un restaurante, ya no se acuerda cuántas tazas de café ha bebido. Se encuentra con un amigo de la infancia, un muchacho extraño que solía estar enamorado de su hermana. Juntos querrán ayudar a Eri, tratar de que despierte aunque su cuerpo siga en la cama. Estar viva es lo de menos.

Resulta complicado contar pequeños datos de After Dark sin que derrame adelantos injustos. Lo más valioso de esta novela es la sorpresa. Al principio, los personajes son claros, honestos. Casi les creemos. Pero esta historia surge de sucesos extraños y roza los sueños (o pesadillas). Además, parece ser que ni siquiera están entre las nubes sino en un espacio virtual, muy parecido al internet. Allí donde todo parece real y palpable pero no es más que un circuito eléctrico que proyecta una ilusión. Murakami lo hizo de maravilla, tengo pavor de volver a leer esta novela.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *