El Tercer Reich, Roberto Bolaño

1463623_10151736161331637_1835663205_n

El Tercer Reich – Roberto Bolaño

Cuando Udo llegó a la costa española con su novia, se reencontró con el paraíso mediterráneo en el que transcurrieron sus vacaciones juveniles. Se hospedaron en el mismo hotel que recordaba, tomaron sol en la playa, pasearon por la ciudad. Las vacaciones de Udo son las de cualquier otro, pero es ingenuo pensar que puede haber calma en una novela cuyo título es El Tercer Reich. Menos aún, si la escribió Roberto Bolaño.

Pocas veces nos encontramos con un análisis escueto sobre Bolaño. Si bien no pocos hablan de que existe una fiebre poco justificada sobre la literatura de este chileno, los reportajes y críticas sobre él se expanden. Hasta sus críticos más duros dedican largos textos a desprestigiarlo.

Esta novela no sorprende desde el inicio, aburre un poco hasta que las vacaciones se empiezan a arruinar. Las primeras veinte páginas deben ser superadas para encontrar el oscuro oasis que oculta esta novela de playa. El personaje central es aficionado a los juegos de mesa, de esos tableros con soldados en los que uno recrea la guerra. Tremendo vicio. Si bien el juego de mesa es complicado y sus reglas están reservadas para las mentes más lúcidas, Udo elige como contrincante a un extraño hombre quemado. Sí, un personaje del que no sabemos nada. El Quemado representa el hundimiento de la vida de Udo en un laberinto de dudas que van más allá del bronceado y la arena. ¿Quién es el bueno o quién es el malo? Mejor dicho, ¿existe en verdad la maldad y por eso nos inventamos la guerra? Tal vez solo hay ganadores y perdedores, millones de perdedores.

La fotito y el dibujo pertenecen a María José Rodríguez. La pueden encontrar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *