Juntos pero con más gente

– Me bloqueaba y me desbloqueaba. Me llegaban cientos de mensajes y no alcanzaba a leerlos todos antes de que me bloqueara de nuevo. Y así la desesperación crecía. Porque sabía que él quería estar conmigo, que le tenía así flechado. Solo que yo no estaba segura. O sea, él creo que seguía con la novia. La cosa es que me seguía escribiendo, me decía que algo le pasa al Wasap que no deja que le responda los mensajes. 

– Uy, qué desesperante pero, ¿ya se habían besado?

– Y sí, algo así. Vivíamos juntos, claro que no solos. Juntos pero con más gente. Así que a veces creo que nos besábamos. 

– Luego, ¿qué pasó? 

– Bueno, que descubría que la novia era la chica que me bloqueaba. Resulta que ella se quedó con su cuenta de Wasap en la compu y ahí lo vigilaba todo. Claro a mí me entró miedo de escribirle algo porque sabía que ella lo iba a leer. 

– Bu, qué desastre. ¿Por qué hacemos esas cosas las chicas? Estar bloqueando a la otra. Deberíamos dejar a los tipos que obviamente nos están engañando. 

– Bueno, es un error común. Cuando te engañan, te hieren justo en el ego. De seguro hay hombres que hacen lo mismo, pero debe ser como la pica de que te vieron la cara. Bueno, ella estaba de novia con él toda feliz cuando yo asomé. Le hice la casita, eso de ley duele. 

– Típico y ella ya lo intuía todo, pero no se animaba a terminar con él. Al final, ¿tú le dijiste que sabías que ella te bloqueaba? 

– No. Al final queda ahí. Ya con eso me desperté y ya era de día. Me desperté dos minutos antes de que suene la alarma.

– Sí que sueñas raro, al menos no son monstruos. 

Fotografías de @carlita_piafreire


One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *