La vestuarista, de Dolores Fuster

La vestuarista, de Dolores Fuster

Puedes leer gratis este libro aquí: Amazon

Aunque no lo sepas aún, esta no es una historia de amor de chico se encuentra con chica y se aman. En tal caso, se puede tratar de una historia sobre el amor propio y la necesidad de perdonar. Claro que hay una chica y un chico, pero su verdadera historia no es la que se plantean juntos.

Elena se siente como un objeto. Han tratado de comprarla como si fuera una camiseta o un florero. Pero un día Elena se encuentra con su trabajo soñado: vestuarista de un teatro de Madrid. Soñaba con este trabajo porque estuvo enamorada desde pequeña de las telas, los encajes y la costura. Sin embargo, antes trabajaba como prostituta.

Entre los dos trabajos, Elena elije con toda felicidad ser vestuarista porque estar tras bambalinas significa ser libre. Lo irónico es que cuando era prostituta también pensaba que era libre porque manejaba sus horarios, incluso podía escoger qué clientes aceptar. No tenía intermediarios así que estaba segura de que era dueña de sus decisiones. La libertad de Elena se relacionaba con escoger ser un objeto, algo que luego ya no podía dejar de sentir.

Ella no contaba con que su libertad era una ilusión, el mundo no la veía como una mujer sino como un tesoro que se puede comprar y, tal como se lo temía, todos ponen precio a lo que está en venta. Esta novela nos cuenta muchas historias dentro de dos vidas. Los seres humanos somos un infinito.

Puedes encontrar a Dolores Fuster, autora de La Vestuarista, en su Twitter y en su blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *