Sevillistas

Esta es mi primera carta de amor. He leído cientos de ellas: Anaïs Nin, Alejandra Pizarnik, Idea Vilariño, Virginia Woolf. Todas me han hecho llorar porque desde muy pequeña supe que amar está muy bien. Y mucho más si el amor es el centro de la vida. 

Aquí voy. 

Hace algunos años desperté en Sevilla asustada: ¿qué está pasando? Estoy viviendo con otro ser humano y todo está bien. A veces me hace enojar, pero la mayoría de las veces me hace reír. 

En aquel momento pensé: esto no es normal.

Y no lo era porque estaba acostumbrada a otro tipo de relaciones románticas. Aquellas que son horribles y en las que sentía una completa falta de autoestima. Antes me pasaba horas y horas cuestionando todo de mí: cuerpo, inteligencia, capacidad de decir chistes.

Pero esta vez, en Sevilla, me sentía distinta.

Ahora soy consciente de que digo chistes malísimos, no hay ninguna duda. 

Me encanta Taylor Swift y ponerme pijama a partir de las 6 PM, no hay ninguna duda. 

La cantidad de llanto que sale de mí por razones poco claras es enorme, no hay ninguna duda. 

Cambio la letra de las canciones mientras canto, no hay ninguna duda. 

No soy fan del fútbol (aunque me aprendí el himno del Sevilla FC) y de eso tampoco hay absolutamente ninguna duda. 

La diferencia es que ahora no pasa nada. 

Ya no vivimos en Sevilla, ahora tenemos nuestro hogar en Quito. En nuestra casita hay cientos de libros, recuerdos de todos los lugares en donde nos hemos reído, otro centenar de camisetas de fútbol y, lo más importante, nosotros. 

Trato de cuidar que siempre haya queso y ese yogur que tanto le gusta. Él me trae pan de chocolate y me pide que lo abrace. 

Miramos juntos películas aptas para todo público, es decir, que sea un punto medio entre nuestros gustos que son tan distintos. 

Hay millones de secretos que jamás podría contar a nadie más. Todo es nuestro. Y ya no tengo que pensar si soy lo suficientemente nada. 

Soy y ya. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *